Tratar para alcanzar el control en la práctica clínica. Dr. Masana

¿Por qué es importante alcanzar los niveles de colesterol recomendados?


El Dr. Masana (Catedrático de Medicina y Jefe de la Unidad de Lípidos y Riesgo Vascular en el Hospital Universitario de Sant Joan de Reus, Tarragona), apunta a la evidencia científica en la que se basan las nuevas recomendaciones sobre objetivos terapéuticos publicadas por las principales sociedades europeas de arterioesclerosis y cardiología (estudios IMPROVE-IT, FOURIER, ODYSSEY OUTCOMES), que muestran que alcanzar niveles de c-LDL de 55 mg/dL supone beneficios adicionales en la reducción de eventos cardiovasculares.


¿Qué recomiendan las guías para lograr el objetivo?


Ante esta cuestión, el Dr. Masana comenta la estrategia establecida por las guías europeas basada en la evidencia científica: inicio del tratamiento con estatinas, añadir ezetimiba y, en aquellos pacientes en los que esté indicado y no se haya conseguido el objetivo terapéutico, asociar iPCSK9. Debido al tiempo y riesgo de pérdida del paciente que supone este abordaje, destaca la estrategia de planificación terapéutica recomendada también por las guías en función del riesgo del paciente, la reducción necesaria hasta niveles c-LDL objetivo y la potencia del arsenal terapéutico.


¿Por qué es importante la intensificación del tratamiento de reducción de lípidos?


El Dr. Masana, indica que iniciar terapias con una mayor intensificación terapéutica garantiza poder alcanzar los nuevos objetivos terapéuticos, lo cual permite un mayor beneficio en la reducción del riesgo cardiovascular y un mejor pronóstico de los pacientes. Apunta a que el uso del tratamiento combinado desde un principio en pacientes con alto riesgo y alejados del objetivo recomendado, facilita la posibilidad de poder lograr dicho objetivo.


Si no se alcanzan los objetivos terapéuticos, ¿cuál es el efecto en un paciente con riesgo de enfermedad cardiovascular?


La respuesta del Dr. Masana ante el problema de no alcanzar los objetivos terapéuticos, se centra en la pérdida de la posibilidad de conseguir una reducción del riesgo cardiovascular en un 20-22 %, de forma que un número importante de pacientes perderá los beneficios del tratamiento hipolipemiante por no alcanzar los objetivos indicados.

Temas relacionados

    Más sobre ciencia

    Contenido recomendado