Fecha de publicación:
9 de febrero de 2022

La introducción de la telemedicina en la práctica clínica diaria ha revolucionado la forma de hacer salud. Su amplia aceptación viene precedida por sus múltiples beneficios, tales como 1:

    Facilidad de acceso a la asistencia sanitaria.

    Mejora en el control, seguimiento y diagnóstico, de enfermedades crónicas.

    Eliminación de barreras geográficas, sociales o económicas.

    Alivio de las listas de espera.

    Mejora la experiencia sanitaria del paciente.

Por todo ello, la telemedicina se ha constituido como una herramienta de gran utilidad en especialidades médicas como la dermatología y, principalmente, para el tratamiento de la dermatitis atópica.

Para demostrar las ventajas que reporta la teledermatología en el abordaje de esta enfermedad cutánea, se han realizado distintos estudios clínicos retrospectivos que arroja resultados sobre la materia.

La telemedicina en dermatología

La telemedicina actual se caracteriza por la prestación de servicios de atención médica por los profesionales de la salud, a través de la aplicación de las tecnologías de la información y comunicación -TICs-2.

Gracias a ella, se puede llevar a cabo un intercambio de una información rápido y eficaz que permite mejorar la capacidad de :

    Ofrecer diagnósticos.

    Dispensar un tratamiento.

    Prevenir enfermedades y lesiones.

    Desarrollar nuevas investigaciones.

Por su versatilidad, la telemedicina se ha convertido en un elemento complementario y alternativo a la atención sanitaria tradicional, sobre todo, en determinadas especialidades como cardiología o dermatología.

En este último caso, la aplicación de las TICs ha resultado especialmente útil para optimizar el tiempo de diagnóstico, mejorando la capacidad de respuesta en aquellas patologías más complejas como la dermatitis atópica(3).

Más de un 72% de las lesiones de dermatitis atópica pueden ser diagnosticadas de forma precisa gracias a la telemedicina y, en particular, a la teleconsulta (3). Optimizando los recursos sanitarios disponibles y reservando las citas presenciales con dermatólogos para aquellos supuestos más graves.

Si bien es cierto que la consulta presencial sigue siendo fundamental para abordar correctamente la enfermedad e implementar el tratamiento adecuado, la telemedicina ha ayudado muchísimo a promover un mayor bienestar entre los pacientes.

Con el fin de demostrar la efectividad de la teledermatología en este campo, un grupo de investigación ha llevado a cabo un ensayo clínico con resultados muy interesantes 4 .

La teledermatología reduce las derivaciones dermatológicas y mejora el acceso a especialistas

Con el objetivo de evaluar la proporción de personas que podían ser evaluadas eficientemente en atención primaria mediante teledermatología, un grupo de especialistas y profesionales en la materia desarrolló un estudio transversal retrospectivo sobre una población de 30.976 personas, incluyendo también el análisis de 55.624 lesiones cutáneas 4.

Se evaluó la frecuencia de diagnósticos y derivaciones a biopsia, a dermatólogos presenciales o a atención primaria y se comparó el tiempo de espera para una cita presencial en dermatología antes y después de la implementación de la teledermatología 4.

Resultados sobre la eficacia de la aplicación de la teledermatología para el diagnóstico de la dermatitis atópica

Según los resultados obtenidos, del 53% de los pacientes fueron atendidos por profesionales de atención primaria, el 43% fueron derivados a dermatólogos y el 4% fueron remitidos directamente a biopsia 4. De esta forma, se logró reducir el tiempo de espera para la obtención de una consulta presencial con el especialista en un 78% 4.

El uso de la teledermatología como herramienta de triaje redujo significativamente el tiempo de espera para las visitas presenciales, mejorando el acceso a la atención médica y utilizando los recursos públicos de manera inteligente.

Gracias al desarrollo de dicho estudio, no solo se ha demostrado la eficacia de la teledermatología, sino que también se ha ampliado el conocimiento epidemiológico de las afecciones cutáneas. Y es que se ha convertido en una gran fuente de información sobre el sexo, edad, diagnósticos y tratamientos de diversas patologías. Este hecho resulta de especial relevancia de cara a la creación de políticas públicas de prevención y orientación de la población 4.

El futuro para mejorar el diagnóstico y tratamiento de la dermatitis atópica es la telemedicina

De lo expuesto, no cabe sino concluir que el uso de la teledermatología es, y será, un elemento clave para:

•    Mejorar la capacidad de diagnóstico en atención primaria.

    Incrementar la calidad asistencial.

    Ofrecer un tratamiento adecuado a la patología del paciente.

    Mejorar la calidad de vida de los pacientes con afecciones cutáneas.

    Reducir los tiempos de espera.

    Optimizar los recursos sanitarios disponibles.

Referencias:

1.  K. McKoy, N.M. Antoniotti, A. Armstrong, R. Bashshur, J. Bernard, D. Bernstein, et al. Practice guidelines for teledermatology. Telemed J E Health, 22 (2016), pp. 981-991 https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/tmj.2016.0137

2.  Telemedicine. Opportunities and development in Member States. Organización Mundial de la Salud. 2010. Disponible en: https://www.who.int/goe/publications/goe_telemedicine_2010.pdf

3. Mara Giavina-Bianchi, Pedro Giavina-Bianchi, Andre Pires Santos, Luiz Vicente Rizzo, Eduardo Cordioli. Accuracy and efficiency of telemedicine in atopic dermatitis. National Library of Medicine [Internet]. Octubre de 2020. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34409337/

4. Mara Giavina-Bianchi, Andre P Santos, Eduardo Cordioli. Teledermatology reduces dermatology referrals and improves access to specialists. National Library of Medicine [Internet]. Noviembre de 2020. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33437950/

MAT-ES-2104060 V2 Enero 2022

Más sobre ciencia

Dermatitis Atópica