La Telepsiquiatría para el cuidado de la salud mental

Fecha de publicación:
2020-12-16LL
Más información sobre el contenido
Cerrar criterios

Seguimiento de auditoría de criterios de conservación relacionados con XXXXX-XXXXXX

Fecha de publicación:
2020-12-16LL
Promocional:
Contenido no promocional
Tipo de contenido:
Artículo
¿Sabías que 450 millones de personas en el mundo1 sufren algún tipo de trastorno mental o de la conducta? 

Bajo el paraguas del estigma y la discriminación, el cuidado de la salud mental ha quedado relegado a un segundo plano durante años.

Actualmente, gracias a un aumento del conocimiento generalizado sobre trastornos mentales y de conducta, se ha cambiado la visión sobre la salud mental. Una herramienta que ayuda a promover el cuidado de la misma, y más en estos tiempos de pandemia, es la telepsiquiatría.

La telepsiquiatría y las nuevas tecnologías ayudan en el cuidado de la salud mental

A pesar de que durante años los trastornos mentales y de conducta eran ocultados por quienes los padecían (evitando el estigma social que suponía), las labores pedagógicas y de divulgación, encabezadas por la comunidad médica, han conseguido promover un incremento en el cuidado de la salud mental por parte de la población.

Se estima que 450 millones de personas en todo el mundo2 sufren algún tipo de trastorno mental o de conducta. Esto significa que una de cada cuatro familias tiene, por lo menos, un miembro afectado por este tipo de trastornos3.

Asimismo, el número de casos de trastornos mentales tales como el estrés, la depresión o la ansiedad, ha incrementado notablemente durante esta pandemia, afectando especialmente a la población más vulnerable, a sus familiares y a los profesionales sanitarios4.

Ante este panorama, y con la ayuda de las nuevas tecnologías, se han impulsado distintas herramientas que facilitan el acceso a los servicios psiquiátricos. Dichas herramientas permiten mejorar la calidad asistencial en el cuidado de la salud mental. Es, en este contexto, donde entra en juego la telepsiquiatría.

¿Qué es la telepsiquiatría?


La telepsiquiatría es una rama de la telemedicina en la que se aplican las TICs -Tecnologías de la Información y Comunicación- para prestar atención clínica psiquiátrica a distancia. Dicho de otro modo, consiste en la utilización de vías de comunicación electrónicas (como el teléfono, correo electrónico, plataformas para la realización de teleconsultas o videoconferencias) para prestar asistencia psiquiátrica.

Distinguimos dos tipos de telepsiquiatría en función de las vías de comunicación utilizadas entre el especialista y el usuario de salud mental: la asincrónica y la sincrónica.

La telepsiquiatría asincrónica hace referencia a cuando la comunicación entre el psiquiatra y el paciente se produce de forma diferida en el tiempo. Es decir, cuando se utilizan medios de comunicación como el correo electrónico o mensajes de texto, donde no se establece un contacto directo e inmediato entre las partes.

Por otro lado, la telepsiquiatría sincrónica consiste en la interacción en tiempo real entre el especialista y el paciente, mediante vías de comunicación telefónicas, o a través de videoconferencia. Esta última modalidad es la más utilizada ya que permite un intercambio de información ágil. De este modo, la telepsiquiatría sincrónica ofrece un trato personalizado, parecido al que el usuario podría recibir en una consulta tradicional.

La forma en la que se desarrolla la telepsiquiatría, en cualquiera de sus modalidades, ha permitido facilitar el acceso a la atención psiquiátrica a numerosas personas. Por ejemplo, de aquellas que viven en áreas rurales, o de aquellas que se encuentran internadas en prisiones o centros de menores.

Además, la telepsiquiatría también ha demostrado ser tremendamente útil en la situación de pandemia provocada por la Covid-19. Gracias a ella, todas las personas que necesitan asistencia psiquiátrica la pueden recibir sin temor a exponerse al nuevo virus, y con independencia de las restricciones de movilidad vigentes.

Aplicaciones de la telepsiquiatría

La telepsiquiatría puede cumplir con las funciones que se derivan de la psiquiatría tradicional, siendo las siguientes algunas de sus principales aplicaciones médicas:

Aplicación clínica de la telepsiquiatría

La telepsiquiatría puede ser empleada como complemento a las consultas tradicionales presenciales, o como única forma de contacto entre el paciente y el especialista, ya que permite:

  • Realizar evaluaciones diagnósticas o de control y supervisión.
  • Determinar el tratamiento clínico o el apoyo terapéutico que debe recibir el paciente.
  • Atender al paciente en cualquier momento y lugar en situaciones de emergencia.
  • Llevar a cabo evaluaciones pre-hospitalarias y post-hospitalarias.
  • Realizar un seguimiento al paciente durante su internamiento hospitalario.

Aplicación de la telepsiquiatría en emergencias psiquiátricas

Los casos de emergencias psiquiátricas pueden ser abordados, en determinadas ocasiones, mediante la telepsiquiatría.

Gracias a ella, se puede realizar un rápido abordaje en los casos de crisis, ofreciendo un diagnóstico y tratamiento en un menor tiempo.

Asimismo, en aquellos supuestos donde existe un riesgo de violencia hacia otros, o conductas autolesivas, la telepsiquiatría también puede resultar de utilidad para proporcionar recomendaciones a los profesionales sanitarios, o las personas que se encontraran con el paciente que está sufriendo una crisis.

Aplicación de la telepsiquiatría en la formación de profesionales sanitarios.

La telepsiquiatría puede erigirse como una herramienta ideal para abordar temas o casos específicos entre especialistas, así como para formar en psiquiatría a otros profesionales sanitarios que, por su trabajo, necesiten saber cómo abordar a pacientes psiquiátricos.

Además de promover una mejor comunicación entre profesionales, esta aplicación de la telepsiquiatría permite crear una red de formación y debate con contenido novedoso y actual, en la que pueden participar todos los especialistas que deseen, desde cualquier parte del mundo.

Ejemplos de la telepsiquiatría


Telepsiquiatría en zonas rurales

La telepsiquiatría se constituye como herramienta idónea para prestar asistencia psiquiátrica a aquellas personas que habitan en zonas remotas o rurales que tienen difícil acceso a hospitales u otros centros asistenciales. O, para aquellas personas que tienen problemas de movilidad o dificultades de desplazamiento.

Asimismo, puede servir como instrumento complementario al tratamiento prescrito por el psiquiatra, pudiéndose establecer control y supervisión sobre la adherencia al mismo.

Telepsiquiatría en la cárcel

La salud mental se ha convertido en uno de los principales retos sanitarios en las cárceles españolas. Por las condiciones de vida a las que se ven sometidos los internos, y teniendo en cuenta que algunos de ellos padecen algún tipo de trastorno mental previo su ingreso, es imprescindible contar con herramientas como la telepsiquiatría. Así, se facilita el acceso de estas personas a asistencia psiquiátrica.

El servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Álava, hace ya algunos años, implantó la telepsiquiatría para los presos de la cárcel de Zaballa -Álava-.

A través de videoconsultas, se ofrece asistencia psiquiátrica a todos aquellos reclusos que lo necesiten. No se eliminan las visitas presenciales, pero la telepsiquiatría supone una forma de reforzar dicha asistencia. Además, se consiguen reducir costes y/o riesgos al suprimir algunos de los desplazamientos de los presos hasta la consulta.

Telepsiquiatría en pandemia

El uso y aplicación de la telepsiquiatría ha aumentado enormemente durante este período de pandemia. Al incremento del número de casos de estrés, depresión o ansiedad, hay que sumarle el temor de la población a contagiarse y las restricciones de movilidad entre municipios.

Por todo ello, la telepsiquiatría se ha convertido en la herramienta ideal para ofrecer asistencia psiquiátrica en la actualidad.

En este sentido, el Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Gregorio Marañón adaptó sus servicios desde el inicio de la pandemia para poder seguir ofreciendo asistencia a sus pacientes.

Realizaron evaluaciones y seguimientos de manera telemática para supervisar los tratamientos y la evolución de los pacientes. También, diseñaron un servicio específico para velar por la salud mental de las mujeres maltratadas.

La telepsiquiatría debe actuar de forma complementaria a la psiquiatría tradicional

Aunque la telepsiquiatría mejora la calidad asistencial ofrecida al paciente, debe ser utilizada de forma complementaria a la psiquiatría tradicional. Ésta sigue siendo esencial para abordar los casos más complejos donde el profesional y el paciente deben mantener un contacto directo.

A pesar de los grandes avances que comporta la telepsiquiatría, aún resulta necesario determinar con claridad qué tipo de pacientes podrían beneficiarse de este tipo de psicoterapia y cuáles deben ser tratados de forma convencional.



Fuentes:

  1. Invertir en Salud Mental. Organización Mundial de la Salud [Internet]. [citado 16 diciembre 2020]. Disponible en: https://www.who.int/mental_health/advocacy/en/spanish_final.pdf
  2. Invertir en Salud Mental. Organización Mundial de la Salud [Internet]. [citado 16 diciembre 2020]. Disponible en: https://www.who.int/mental_health/advocacy/en/spanish_final.pdf
  3. Invertir en Salud Mental. Organización Mundial de la Salud [Internet]. [citado 16 diciembre 2020]. Disponible en: https://www.who.int/mental_health/advocacy/en/spanish_final.pdf
  4. Fernando Chacón-Fuertesa, José Ramón Fernández-Hermida, Mª Paz García-Vera. La Psicología ante la Pandemia de la COVID-19 en España. La Respuesta de la Organización Colegial. Clínica y Salud [Internet]. Julio de 2020. [citado 16 diciembre 2020]. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1130-52742020000200009&script=sci_arttext&tlng=pt

Temas relacionados

Más sobre ciencia

Contenido recomendado