Fecha de publicación:
25 de noviembre de 2021

1 Enfermedades cardiovasculares como factor de riesgo de infección por COVID-19

Existen enfermedades que aumentan el riesgo de padecer formas graves de COVID-19: 

La COVID-19 puede producir un daño directo en el sistema CV3,4:
 

  • Daño miocárdico: relacionado con el proceso inflamatorio sistémico que da lugar a diferentes grados de miocarditis y con las consecuencias de hipoxemia, fiebre y taquicardia.
  • Trombosis: trombosis venosas profundas y embolia pulmonar que constituyen causa de fallecimiento.

Dada la relación de mortalidad y formas graves de COVID-19 con la enfermedad CV, estos pacientes tienen que evitar la exposición al SARS-CoV-2 y consultar inmediatamente ante síntomas compatibles.

2 Papel de los inhibidores del sistema renina-angiotensina. Importancia de las combinaciones fijas en el control de la presión arterial

La enfermedad renal crónica a menudo acompaña a pacientes hipertensos mayores de 65 años, lo cual aumenta la morbilidad y la mortalidad.

Los pacientes con HTA, diabetes mellitus, enfermedad CV establecida, obesidad y enfermedad renal crónica habitualmente requieren tratamiento con fármacos que bloquean el sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA) para lograr una protección vascular más completa y controlar la presión arterial.

  • Las guías internacionales consideran que los inhibidores del SRAA son fármacos de primera elección en la mayoría de pacientes con HTA, en especial en aquellos con alguna lesión orgánica vascular asociada o nefropatía5.
  • Los pacientes que reciben bloqueantes del SRAA no solo no están sometidos a un riesgo mayor, sino que además tienen un pronóstico mejor6,7.
  • El SARS-CoV-2 y el SRAA comparten varias vías siopatológicas de la enzima convertidora de angiotensina II8.
  • El tratamiento antihipertensivo con inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA) y agonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II) ha mostrado ser protector en aquellos pacientes hipertensos que se contagian y presentan un mejor curso de la enfermedad8.
  • La combinación de fármacos antihipertensivos más recomendable es aquella que incluye un IECA/ARA-II junto con un antagonista del calcio o un diurético5.

3 Efectos del confinamiento y la pandemia

Referencias bibliográficas


1. Yang J, et al. Int J Infect Dis. 2020;94:91-95. 2. Gattinoni L, et al. Intensive Care Med. 2020;46:1099-102. 3. Han Y, et al. Circulation. 2020;141(20):e810-6. 4. Cordero A, et al. Rev Esp Cardiol Supl. 2020;20:9-13. 5. Williams B, et al. Eur Heart J. 2018;39(33):3021-104. 6. Sommerstein R, et al. J Am Heart Assoc. 2020;9(7):e016509. 7. Gao C, et al. Eur Heart J. 2020;41(22):2058-66. 8. Caravaca P, et al. Rev Esp Cardiol Supl. 2020;20:27-32. 9. Álvarez J, et al. Medicine (Madr). 2020;13(23):1311-21. 10. Fiorillo A, et al. Eur Psychiatry. 2020;63(1):e32.

MAT-ES-2102846 V1 Noviembre 2021

Más sobre ciencia

Cardiovascular